Actualidad Imeldina 2021

La semana de la educación inicial

 

Uno de los desafíos más importantes al iniciar el presente año escolar fue llevar a cabo la continuidad del trabajo virtual; en especial para los más pequeños, para quienes sus aulas representan el lugar de juego y encuentro con sus compañeros y profesoras; por ello, nuestra prioridad ha sido brindar a cada familia el soporte y acompañamiento necesario y a cada uno de nuestros niños el espacio para interactuar e integrarse a sus grupos en la virtualidad.

En nuestro CBI consideramos que estas sesiones virtuales son también beneficiosas desde un punto de vista social y desarrollo de destrezas digitales; nuestros niños disfrutan viendo a sus amigos e interactúan con sus profesoras; participan en trabajos grupales, hacen suyos los espacios y herramientas digitales que se proponen.

Ellos saben que existe un lugar cálido y armonioso, donde pueden construir, aprender y descubrir juegos, cantos divertidos y cosas interesantes; un lugar en donde pueden expresarse y ser escuchados, en el que la magia puede aparecer en cualquier momento.

Las mañanas inician con papi, mami, o un adulto de su entorno cercano que le da la confianza y seguridad, que refuerza lazos. Después de alegres y elocuentes saludos, cada niño sabe que encuentra en su maestra una persona confiable que los quiere y respeta; que los deja ser libre y acompaña en cada aventura; así, un día somos superhéroes capaces de salvar la tierra de la contaminación; al otro, constructores de caminos que unen poblados y culturas; somos los mejores pintores y lectores; somos importantes capaces de lograr cualquier reto, de lograrlo todo, tocando el mundo que lo rodea.

Nuestras clases en Kindergarten son una puerta abierta para desarrollar la imaginación y animar a cada niño a trasladar las experiencias vividas a sus hogares; allí con la complicidad de sus padres reforzar sus aprendizajes.

Los niños disfrutan con sus amigos, se apoyan, respetan sus turnos, cuentan sus experiencias, se dan consejos y se apoyan mucho. En este sentido, el Kindergarten es su segundo hogar.

Cuando se cierra la pantalla, después de la despedida, las maestras nos reunimos para hablar de todo lo que hicimos durante el día, de lo aprendido, de lo ganado y disfrutado; y nos preparamos para el siguiente encuentro; también somos un grupo muy unido, solidario y capaces de ver a los niños con una mirada diferente, en un marco de amor y respeto por sus características y diferencias; por sus logros y procesos.

Gracias a las maestras jardineras por toda la motivación, empeño y deseos de aprender nuevas y mejores rutas para el aprendizaje de sus alumnos. Gracias a cada una de las familias por todo el apoyo brindando durante el semestre y permitirnos así ofrecer las mejores experiencias para sus niños. Con seguridad podemos resaltar dos  palabras que reflejan la labor en nuestro Kindergarten y en todo el CBI: la calidad y calidez en cada una de nuestras sesiones de clases.

Nery Karim Iraola Real
Coordinación Kindergarten