Actualidad Imeldina 2021

El regreso a clases de nuestros pequeños y grandes maestros

 

 

El retorno a la escuela este año, por primera vez en la historia de la educación en el país, se ha dado de forma virtual.

La mayoría de papás y mamás esperaban con gran ilusión el retorno de sus hijos a la forma presencial, recuperar los espacios de aprendizaje, juego e interacción social que conlleva la presencialidad, pero dada la situación pandémica, ha sido indispensable, preservar la seguridad y la salud de la familia en casa.

Los que tienen hijos en Kindergarten, tal vez anhelen más, estas oportunidades, la rutina y sentido que daba asistir a clases y se planteen varias preguntas: ¿Es que acaso un niño pequeño aprende en estos espacios virtuales?, ¿qué ocurre con la estimulación que da una escuela? ¿Se estará perdiendo mi hijo de aprender lo que le corresponde?

La gran alegría y entusiasmo, la capacidad de adaptabilidad de los niños, para aprender de esta situación nueva, nos ha dado en gran parte la respuesta. Cada día, son los niños quienes nos sorprenden gratamente al bailar, cantar, repetir sus oraciones, aprender nuevas palabras y conversar con sus amigos y profesoras.

A los niños, tal vez les ha tocado en esta etapa, aprender diferentes cosas: vivir en familia, sacar provecho a la cotidianidad, prevenir, cuidarse, aprender nuevas competencias por nuevas ventanas.

Una ventana de aprendizaje que han hecho propia, una ventana más pequeña si nos limitamos a medir el diámetro de la pantalla, pero grande y prometedora en descubrimiento de oportunidades. Un espacio donde no sólo los niños  aprenden, sino los padres, quienes ahora pueden observar y participar de forma más directa del proceso de aprendizaje de sus hijos.

En todo este camino, suma mucho, el contacto y la confianza mutua: profesoras- familias.

¿Qué necesita un niño de Kindergarten en el momento de aprender en línea?

1. Contar con un espacio organizado en casa
2. El soporte, motivación y confianza de la familia
3. La guía y soporte de sus profesoras

La Unicef, en respuesta de los desafíos educativos durante la pandemia (julio, 2020)*, consideró dentro de sus seis aspectos temáticos: La educación y aprendizaje en la primera infancia. Poniendo como relieve, educar a los niños pequeños en temas preventivos como: conocer sobre el coronavirus de manera sencilla, clara y tranquilizadora, brindar recomendaciones para combinar el teletrabajo con el cuidado infantil en casa, aprovechar la experiencia, evitar el agotamiento, apoyar a los niños pequeños a enfrentar los cambios.

Los padres, ahora más que nunca, se vuelven los mediadores del aprendizaje de sus hijos y las profesoras sus aliadas  para juntos lograr una cultura de crianza en provecho del desarrollo de los niños.

Es la educación virtual en la etapa preescolar entonces, un espacio en donde las profesoras reconocen al niño y sus familias en su cotidianidad, sintiéndose el niño apoyado y respaldado.

Los niños le han dado calidez a las pantallas, comparten  y dialogan, traspasando esa ventana, donde por momentos parecen desaparecer los elementos tecnológicos, para dar lugar a un nuevo espacio de convivencia: una comunidad pionera digital inspirada  por nuestros pequeños y grandes maestros.

(*)Fondo de las Naciones Unidas para los Niños. (2020) “La respuesta de UNICEF a los desafíos educativos durante la pandemia, también tiene su espacio virtual”.

Departamento Psicopedagógico CBI