Niveles

Primaria - II Nivel en el CBI

Nuestros niños en 1°, 2°, 3° y 4° grados de primaria, van desarrollando sus habilidades y capacidades a través del juego. El enfoque de su aprendizaje está basado en metodologías activas, situaciones motivantes y significativas que fomentan la autonomía por aprender, el pensamiento crítico y creativo así como el trabajo colaborativo. En un marco en donde la diferenciación es parte importante en su desarrollo, promovemos la empatía con sus pares y la práctica los valores cristianos en el marco de una convivencia multicultural.

En el ámbito académico, ponemos énfasis en lograr nuestros desempeños esperados que tienen como base al Ministerio de Educación del Perú y que son complementados por la propuesta del Bachillerato Internacional, por tal motivo desde el primer grado nuestros alumnos se familiarizan con los atributos del IB a su nivel y entendimiento según su edad, durante sus actividades diarias.

De esta manera garantizamos futuros ciudadanos capaces de afrontar los diversos retos que tendrán en su vida escolar y afectiva.

Claudia de la Cuba, Coordinadora del II Nivel

Primaria - III Nivel en el CBI

El aprender con alegría es una característica del estudiante Imeldino de 5° y 6° de primaria, por ello los docentes tienen como misión despertar el interés de los niños para que logren aprender con entusiasmo empleando las distintas estrategias activas (aprendizaje cooperativo, autónomo, diferenciado) las cuales hacen que se encaminen de manera autónoma en su proceso de formación. Hay que señalar que en todo proceso de enseñanza-aprendizaje siempre van a existir obstáculos, problemas y errores; en nuestra propuesta, son aprovechados como  situaciones significativas de aprendizaje donde el estudiante imeldino, con apoyo del docente, toma conciencia y plantea alternativas de solución ya sea de manera personal o en equipo. Todo este proceso es valorado y evaluado de manera gradual y constante con sugerencias que apuntan al logro de sus capacidades en las distintas áreas.
Del mismo modo, frente a la singularidad de su ser, único e irrepetible, se plantean estrategias diferenciadas para atender la individualidad de nuestros estudiantes.

En el proceso de formación imeldina, eliminamos todo tipo de exclusión y potenciamos la inclusión con una visión cristiana. Así, el estudiante imeldino concluye esta etapa de la primaria con el desarrollo de las capacidades necesarias para el aprendizaje en las distintas áreas del nivel secundario.

Juan Torres, Coordinador del III Nivel